Raspberry Pi apareció con la idea de traer la computación a todo el mundo por un precio bajísmo, esta tercera iteración no iba a ser menos.

Los mas techies conocerán desde el principio la Raspberry Pi, todo un estándar en lo que a mini ordenadores se refiere. Por poco más de 30 euros, tienes al alcance de la mano un ordenador completo. Y cuando digo completo, es completo, lo único que necesitarás es almacenamiento, pero vamos por partes.

Cuando abrimos la caja de la Raspberry, lo que nos encontramos es una “poco atractiva” mini placa base, es recomendado utilizar la caja oficial, es bastante bonita y protegerá de golpes y de electricidad estática a tu Raspberry.

Lo siguiente que deberemos hacer, es hacernos con una tarjeta SD, pues para ahorrar gastos, y a la vez hacerlo más flexible, la Raspberry Pi 3 dispone de una ranura MicroSD donde pondremos la tarjeta que más se adapte a nuestro presupuesto.

Ya sólo nos quedará instalar el sistema operativo que queramos, aquí disponemos de varias opciones, todo dependerá del uso que le vayamos a dar a nuestra máquina. Si lo que nos interesa es tener un MediaCenter entonces os recomendaría OSMC, un sistema operativo especial para media centers, que dispone de versión para Raspberry.

Una de las novedades de esta revisión es que dispone de WI-FI aparte de tarjeta Ethernet, algo que en las anteriores versiones no pasaba. Con lo cual en poco minutos podremos estar conectados a internet disfrutando de todo tipo de servicios.

Por último decir que la raspberry dispone de una salida HDMI, lo que lo hace ideal para conectarlo a una TV.

Como veis, han conseguido mucho en muy poco espacio.